Una verdadera paleta de colores es el Valle del Arcoiris, mezcla de colores rojos, verdes, distintos grises, blancos y más.

Se ubica a 90 kilómetros de San Pedro de Atacama, muy cerca de los Petroglifos de Yerbas Buenas. Su color se debe a los más de 250 minerales que posee la tierra. También destaca por las diversas formaciones rocosas producto de la erosión.

Los tours al Valle del Arcoíris incluyen una caminata por los petroglifos de Yerbas Buenas de hace millones de años, la colección más grande de Arte Rupestre en la zona de San Pedro de Atacama.  También una parada en un mirador donde se contempla el Cañón del Arcoris.

Para muchos, la tonalidad rojiza predominante, la sequedad y las cientos de rocas esparcidas desordenadamente sobre su suelo evocan al imaginario del distante planeta Marte.